Forza Horizon 4

Forza Horizon es una saga nacida de las manos de Playground Games, una compañía que recibió el encargo de extender la saga Forza Motorsport (cuyo último juego, el 7, salió el pasado año) a nuevos horizontes y que ahora nos trae Forza Horizon 4 (del que tenéis nuestras impresiones en el vídeo de más abajo). El primer título llegó en 2012 para Xbox 360, sorprendiendo por presentar un juego de mundo abierto, en el que podríamos recorrer el mapa libremente, eso sí, con algunas zonas limitadas por vallas. El lugar escogido era Colorado, por el que competíamos dentro de un festival conocido como Horizon. Este estaba compuesto por diferentes competiciones cerradas. Además de tener una colección bestial de vehículos en nuestro garaje, también ganábamos puntos realizando maniobras peligrosas en nuestro camino hacia la siguiente carrera, atravesábamos diferentes puertos de montaña y áridos desiertos y alguna que otra población, pero de pocas casas. En la mezcla se incluía una novedad técnica increíble, como era un ciclo de día y noche, o una variedad de temazos alucinantes que acompañaban la acción con diferentes emisoras de radio.

En 2014 aterrizaba la segunda parte, que se estrenaba por primera vez en Xbox One. El mundo que podíamos recorrer era mucho más grande, ya que en esta ocasión recorríamos el sur de Francia y el norte de Italia. La libertad era total en el escenario, y la experiencia recogida en un contenido añadido de la primera entrega dedicado al Rally, aquí se traducía en competiciones abiertas, en donde el objetivo era llegar el primero cruzando los puntos de control. Para la ocasión se reprodujeron 6 entornos urbanos, en los que la ciudad más grande era Niza. Se implementó el ciclo de día y noche, y efectos de lluvia dinámicos que eran realmente impresionantes, formándose charcos en tiempo real. Esta secuela tuvo también una expansión, conocida como Storm Island, que llevaba la climatología extrema a otro nivel.

En 2016 llegaba su tercera entrega, esta vez su protagonista era el entorno de Australia. Abriéndonos pasó a través de una naturaleza salvaje, que nos llevaba a diferentes entornos, desde playas al interior de algunas cuevas. Si algo sorprendió por encima de todo, fue la creación de un cielo, capaz de crear nubes y formaciones de estas completamente dinámicas y reales. Sus expansiones fueron realmente sorprendentes, con una montaña nevada, donde la reacción de esta era muy real, y pistas al estilo Hot Wheels.

Página 1 de 3123

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies