La Esperanza X de Microsoft

Con Xbox One X en las tiendas, empieza una nueva batalla para convencer al usuario. Una propuesta que se une a la de las otras dos compañías que hay en el mercado. Sony fue la primera en mover ficha con Playstation 4 Pro, una consola que hacía el gran salto a la resolución 4K, aunque parece que no siempre de forma nativa. Su gran incorporación es Playstation VR, que permite al usuario meterse dentro de entornos en 3D. Pese a que muchos dicen que la realidad virtual de Sony es Low Cost, el usuario tendrá que invertir 399€ en comprar Playstation 4 Pro, y entre otros 349€ y 399€ en Playstation VR según la promoción del momento.

Nintendo, por su parte, nos propone una fórmula bastante llamativa. Switch es una consola de sobremesa, que nos permite transportar su experiencia a cualquier parte. Es perfecta para disfrutar en el salón de nuestra casa, con los títulos más icónicos de la compañía nipona. Y en esta ocasión parece que sí, que recibirá el apoyo de las third parties. Ahora podremos matar demonios con Doom, mientras esperamos nuestro turno en la carnicería, jugar a Mario Kart 8 Deluxe en la cola del paro, o montar competiciones en el parque con nuestros amigos. Todo por un precio de 329€.

La última en llegar es Xbox One X, con la perspectiva original sobre la que Microsoft lanzó la primera Xbox. La consola con más potencia del mercado, y la que mejor se ve en televisiones 4K. Ahora solo deberemos descargar nuestros juegos, con un parche completamente gratuito, y jugar a la experiencia real del 4K. El precio de lanzamiento de Xbox One X es de 499€, aunque el usuario con un televisor Full HD también verá cambios gráficos, lo aconsejable es tener una televisión 4K con HDR.

El poder X

Su procesador es un AMD de 8 núcleos a 2,3GHz, personalizada hasta 6 Teraflops. La RAM de 12GB GDDR5 llega para corregir el gran déficit de su hermana pequeña Xbox One, y su 1TB de disco duro, vuelve a pecar de escaso para el tamaño de los juegos, si incluimos el parche para verlo en 4K. Como novedad en el ámbito de las consolas, su refrigeración es líquida, con un sistema inteligente que refrigera por zonas, permitiendo mantener a raya el calor. Su lector Blu Ray Ultra HD permite ver películas en 4K, como ya sucede con Xbox One S. Estos datos se traducen, según Xbox España, en una consola un 40% más potente que cualquier consola que haya actualmente en el mercado. Gracias al sistema de refrigeración, este monstruo es un poco más pequeño que Xbox One S. Es la única consola que llega a resoluciones nativas de 4K, con capacidad de streaming a esa resolución (si nuestra conexión de banda ancha lo soporta, claro) y sonido Premium gracias al soporte del Dolby Atmos.

“Hemos diseñado Xbox One X para ofrecer a los creadores una plataforma mucho más potente, que de vida a sus ideas”- Phil Spencer Vicepresidente Ejecutivo de Gaming en Microsoft y jefe de Xbox. “Estamos ilusionados por ofrecer a los jugadores de todo el mundo la consola más potente y hacerlo con el mayor catálogo de la historia”.

Un catálogo inicial “pobre”

Parece que esta frase está muy de moda entre los aficionados de los videojuegos. Decir que esto sucede con la nueva consola, es no ver más allá de sus narices. Se trata de una consola que sale al mercado con todo el catálogo de Xbox One, con más de 300 títulos de Xbox 360, y que pronto tendrá disponibles los de la Xbox Original. Alguno podrá debatirme, que bueno, eso no es un catálogo inicial. Hasta cierta medida tiene razón, pero 80 juegos disponen de un parche, que adapta la experiencia a las nuevas prestaciones. Mejoras en el color gracias al HDR, tasa de frames estables de 30 o hasta 60, sonido envolvente Dolby Atmos, y una resolución hasta cuatro veces mayor que la que usaba, las 4K. Realmente deberíamos considerarlos juegos de lanzamientos, y en proyecto hay hasta 130 juegos confirmados.

Empezaremos por los juegos lanzados este trimestre y que están adaptados a la experiencia X: Call Of Duty World War II, FIFA 18, Forza Motorsport 7, Assassin’s Creed Origins, La Tierra Media Sombras de Guerra, Super Lucky’s Tales, Assault Android Cactus, Astroneer, Conan Exiles, Crossout, Danger Zone, The Evil Within 2, F1 2017, Farming Simulator 17, Madden 18, Insects, Marvel vs Capcom Infinite, Morphite, NBA Live 18, Path of Exile, Project Cars 2, Raiders of the Broken Planet, Paladins, Sonic Forces, Tacoma, Thumper, Wolfenstein II The New Colossous, WWE 2K18 y WRC 7.

No están mal en número, pero además hay que contar con títulos ya lanzados y que también tienen su parche: Ark: Survival Evolve, Call Of Duty Infinite Warfare, Dead Rising 4, Diablo III, Dishonored 2, Disneyland Adventures, The Elder Scrolls Online, Elite Dangerous, Final Fantasy XV, Gears Of War 4, Ghost Recon, Halo 5 Guardians, Halo Wars 2, Hitman, Homefront The Revolution, Injustice 2, Killer Instinct, Mafia III, Mantis Burn, Outlast 2, Portal Knights, Quantum Break, Rise of the Tomb Raider, Rush: A Disney Pixar Adventure, Slime Rancher, Smite, The Surge, Titanfall 2, Transcripted, World of Tanks y Warhammer End Times.

Además, los futuros lanzamientos, incluirán el parche para disfrutarlos en Xbox One X. Star Wars Battlefront II, Need for Speed Payback, PlayerUnknown’s Battlegrounds y algunos que demostrarán un salto de calidad tan bestial como Anthem o Metro Exodus.

Una consola para gobernar el mundo

Xbox One X ha llamado la atención de los jugadores y ya se ha erigido como la consola Xbox más reservada de su historia. Un inicio realmente esperanzador, para una compañía que desde hace un año parece algo perdida, sobre todo si salimos de Estados Unidos. En estos momentos, Microsoft lanza un caballo ganador al mercado, pero tendrá que volver a ser agresiva en cuanto a videojuegos. No se puede tener la consola más potente del mercado y mostrar juegos indies en el E3, como juegos del futuro. Estamos ante una gran incógnita que solo el E3 2018 nos disipará. Cancelaciones como Scalebound, el cierre de compañías internas, sus futuros proyectos como Crackdown 3 o Sea of Thieves, no parecen creados para explotar la potencia de la máquina, además de las malas relaciones con las desarrolladoras japonesas. Microsoft Studios tendrá que trabajar muy duramente para que el usuario confie en ellos, y más después de un 2017 con tan pocos lanzamientos propios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies