The Escapists 2

Es un día soleado, la brisa del mar acaricia mi cara, mientras tumbado en la hamaca, me tomo una caipirinha. Un hombre llega a mi lado, me da los buenos días, levanto mis gafas de sol, y ahí está sonriente con ganas de escuchar una buena historia. Yo, ansioso por contar mis grandes hazañas, me presento con un nombre falso. Él se presenta sin saber con quién está hablando, mientras le digo lo bien que sienta estar libre. Extrañado espera que le cuente mi historia.

Esta empieza con mis huesos en una pequeña penitenciaria. Allí preso, con todos mis sueños enjaulados, estudio la forma de salir lo más pronto posible. Gracias a mis contactos con otros reclusos, consigo algunos objetos. Suena la alarma que inicia la hora de comer, perfecto para darme fuerzas y activar mi plan. Como siempre, hay altercados, pero eso no evita que me sienta más fuerte, así que me dirijo a mi celda. Una vez allí, uso unas mantas para esconder el agujero que voy a realizar con el pico. Este lo he creado con varios objetos que he ido acumulando. Picando en la pared consigo llegar a la habitación de la limpieza. Cojo una caja para alcanzar los conductos de ventilación y con un destornillador quito la rejilla. Hay que moverse rápido, pero sin hacer el menor ruido. Este me lleva hasta la calle, pero una verja me impide el paso, por fortuna con el pico puedo excavar para evitar el enrejado. Lo que me extraña, es lo fácil que me ha resultado llegar hasta esta playa caribeña paradisíaca. La policía es muy boba.

Una vez acabado mi relato me giro con expectación para ver la cara de mi acompañante. Cuál es mi sorpresa cuando lo veo con una sonrisa de par en par, mientras me enseña una placa de policía. Diablos, ¿por qué siempre he sido tan bocazas?

Mundo “libre”

Aunque más de uno piense que soy un escritor malo frustrado, este inicio tiene que ver con el prólogo del juego. Todas las habilidades descritas las podremos realizar en The Escapists 2. En él se nos presentan diferentes prisiones, donde nuestro objetivo principal será escaparnos de ellas. No es un título de acción, ni siquiera de ritmo trepidante, está dirigido para los jugadores que disfruten de juegos tranquilos. Así que nos centraremos en la vida en la cárcel, allí deberemos tratar con diferentes presidiarios, cada uno de ellos con sus motivaciones. Lo importante será hacer favores para conseguir objetos o ayuda de otros presos. Estos favores van desde hacer algunas bromas, como atascar un lavabo, hasta realizar algunos repartos como entregar cartas de invitación a un cumpleaños, o deshacernos de algunos objetos, como destruir el pegamento.

Tendremos total libertad de movimientos y podremos realizar cualquier opción que se nos ocurra. Como convictos deberemos realizar rutinas diarias o trabajos forzados, por ejemplo deberemos respetar la hora de comer, ir al gimnasio, o el toque de queda para irnos a dormir. Todo ello lo sabremos por un reloj que nos marca las horas y la zona a la que tenemos que ir estará señalizada por una flecha.

Página 1 de 212

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies